¿TUPPERQUÉ? ¡TUPPERSEX! (8)


Desde que Teresa se levantara y cogiese un pedazo de consolador de metro y medio y se lo metiese a Julia por oculta y estrecha parte trasera, hasta que la cogiese del moño y la arrastrara por todo el comedor como si fuese un manojo de zanahorias, pasando por un placaje de rugby, una cirugía estética improvisada por dos puñetazos, mano derecha y mano izquierda; en su defecto, un tatuaje a base de uñas aplicadas en el rostro con cariño y amor desgarrado, o sea, una arañada de las que dejan huella. Teresa tenía un carácter fuerte y la broma admite un inventario de insultos de primera división: hija de mujer licenciosa, hembra del cabrón o hija de animal fiel de cuatro patas. La manía que tenemos de mentar a las madres, con lo buenas que son... No descartar una estirada de pelo en regla, especialidad femenina donde las haya. Estábamos preparadas para lo peor, la relación Teresa-Julia no había empezado bien y podía acabar como el rosario de la aurora.
Teresa, con unos manchurrones impresionantes en el sobaco, se levantó cuán grande era y se aproximó a un palmo de la cara de Julia que se mordisqueaba las uñas siendo consciente de que tal vez había ido demasiado lejos con la bromita.

-El chiste ha sido muy ingenioso, lo reconozco.
-A ver, Teresa, que yo no...
-¿Tú, no? Perdona, ya lo hacen los niños en el cole, se ríen del pobrecito que tiene unas orejas enormes...¡dumbo, dumbo, dumbo!
-No te lo tomes así, mujer- Encarna quiere pacificar lo que se pueda, supongo que teme por los muebles, parecen de buena calidad.
- Al bajito...¡¡enano, pitufo, canijo!!!-parece una metralleta.

- Teresa, por favor..que no ha sido más...- Julia intenta disculparse pero muy torpemente.
- A la de los granos...a la gorda...a la que tiene poco pecho...¡¡tabla, más que tabla!! No es de extrañar...no ibas a respetar a Teresa, el chiste fácil, la bromita que todo el mundo te reirá gratuitamente, total, todo el mundo tiene algún defecto, si nos reímos de Teresa no se meterán con nosotras...les haces un favor, las payasas como tú sacan de muchos apuros y muchos sufrimientos.
-No, yo no quería...
-No, claro que no, mujer, tú eres una santa caída del cielo.
-De verdad, Teresa, que yo no...-intuyo una lágrima en Julia, está tocada.
-Hiperhidrosis.
-¿Qué?- salta Julia extrañada, supongo que si le hubiese dicho gilipollas le hubiese dolido poco, se lo merecía, un castigo aceptable, pero el palabrotón la deja patidifusa.
-Es una enfermedad...¿sabes en lo que consiste?- le requiere Teresa muy puesta en materia.
-No- confiesa Julia avergonzada y cabizbaja.
-En no parar de sudar, ni que quieras ni que no...no se para, sudas y sudas y sudas- Teresa empieza a estar fuera de sí y me da un poco de miedo-. Chorreas sudor...y te intentas tranquilizar y intentas que no se note y te pones ropa oscura que no deje huella...pero el maldito sudor fluye por todas las parte del cuerpo, por la frente, por las axilas, por todos los pliegues...
-Teresa, que no tienes que...-intenta mediar Pepa.
-Ahora me escucháis. Nerea ha presentado durante un rato los artilugios del sexo, las miles de maneras de pasarse un rato de puta madre. Y yo os he respetado, ahora os calláis y me escucháis a mí.
-Me parece correcto, Teresa, no hay prisa, acaba- Nerea sigue manteniendo las riendas de la reunión pese a las circunstancias adversas.
-Sudo...mejor dicho, sudo a mares. No tiene importancia. Hay cosas mucho peores en esta vida.
-Tienes toda la razón- apostilla Rosa que siempre está al quite para mostrar solidaridad con cualquier necesitada.
-Julia, la próxima vez que hagas un chiste vejatorio piénsatelo bien, ¿sabes por qué?- Julia era un mar de lágrimas y no podía ni replicar las palabras pausadas y seguras de Teresa.- Porque tú podrías haber sido la niña que temblaba cuando su padre llegaba borracho por la noche. Tú podrías haber sido la que se tapara con las mantas hasta que le faltase la respiración por no escuchar los gritos de su madre cuando el marido borracho le arreaba una somanta de palos de cojones. Tú también podías rezar a todos los santos del firmamento que no se le ocurriese venir a tu cama. Esa niña, no lo olvides nunca, Julia, podías haber sido tú. Lo que te decía, esa niña acumuló tantos nervios que por algún lado tenían que explotar. Salieron en forma de sudor, del maldito sudor que me pringa por todas partes, pero en el fondo no me ha quedado más secuela de aquellos miedos que pasé en mi infancia. No puedo evitarlo, ni el Robinul, ni el Ditropan, ni el Dixorit sirven para cortar la fuente...no, Julia, no puedo evitarlo...

Julia se fue corriendo al lavabo y Teresa se sentó de nuevo en su sitio. Con un pañuelo de papel que guardaba estratégicamente en la manga de la camisa secó el sudor que ahora poblaba su cara y como se percató que la reunión era un velatorio encendió de nuevo la mecha.

-Nerea, venga, coño....aquí hemos venido a que nos enseñes cositas y no ha jartarnos de llorar...¡Que siga el espectáculo!

Pareció una gilipollez, pero fue al unísono, todas, menos Julia que estaba llorando su metedura de pata, aplaudimos a Teresa.

-No me queda mucho que ofrecer, pero se me han vuelto a poner las tripas en su sitio y vamos a sacar un par de cositas....
-Hóstia...¡¡eso son unas esposas!! Quién se ha escapado de la cárcel- Alejandra parece otra mujer, ha dejado la timidez a un lado y se ha soltado.
-No, no...no hay peligro...no es más que un juego...las tengo de felpa, de leopardo...varios modelos. Sirven para dejar volar la imaginación... ¿Conocéis a Lagamu? Bueno, ya os enviaré a que la conozcáis...es mi maestra en juegos prohibidos...
-¿Prohibidos?- pregunto intrigada.
-Mejor sería llamarlos morbosos.... Os pongo en situación... Salís del baño con una lencería apropiada...aquí tenéis una pequeña muestra para vuestra orientación.

Saca de la maleta un tanga en forma de mariposa que es de lo más sugerente, un disfraz de doncella con su cofia y su delantal transparente que para mi gusto es de lo más decadente, sobre gustos no hay disputas, Encarna chifla de la ilusión que le hace probárselo por encima. Un conjunto en red elástica para marcar silueta a base de bien cierra el muestrario.

-Ya digo, son algunas posibilidades... bueno.... la cosa es que después de dar varias vueltas a la cama calentando al don juan en cuestión llega el momento del morbo.
-Explica, explica...-parece que Pepa le van los jueguecitos.
-Os tumbáis en la cama y él os puede atar a los barrotes del cabezal o donde le parezca. Es un juego consentido y placentero...¡¡no olvidarlo nunca!!
-Sí, que yo me conozca a algunos que tienen unos juegos muy pesaditos...-dice Rosa que parece Pepito Grillo-. No es el primero que ha dejado a su parienta atada a la cama y se ha ido a comprar tabaco...
-¡Mujer!-exclama horrorizada Nerea.
-Sí, sí...amiga, hay mucho tarugo suelto...
-No, esto es para hombres y mujeres con la cabeza bien amueblada. Bueno...a lo que íbamos... os colocáis esto – saca de la maleta un antifaz a juego con las esposas- y...¡¡a sentir!! Una posibilidad es un baño de lengua. Lo mejor, no esperar cuándo ni con qué intensidad se producirá. Sólo escuchas sus movimientos, notas su respiración y tu piel está en guardia esperando que él ataque. Un hielo que te recorre un pezón, traicionero, ¿os imagináis?

Nerea vuelve a exhibir su maestría en describir con sus palabras paraísos de placer. Aunque sonreímos, nos ha cambiado el paso. La reunión empezó con cachondeo, ahora nos ha tocado la fibra. Hemos dejado volar la imaginación y tiene buena pinta, la verdad, a mí me gustaría comprobar la sensación de estar a merced, de no saber cuándo, ni cómo, ni la intensidad. El sexo como creación, no como torpe gimnasia, arrechuches sin ton ni son.

-Teresa, perdón, de verdad, te suplico que me perdones- se arrodilla delante de Teresa que no sabe qué cara poner-. Soy una imbécil integral, una gilipollas, una malcriada...mi psicóloga me aconseja mal, me dice que dé rienda a mis sentimientos y me he pasado cuatrocientos pueblos. Perdóname, por favor, perdóname...

Julia ha entrado por la retaguardia y nos ha jodido el momento de fantasía. Es así. Tiene buenos sentimientos....pero de inoportuna es un rato largo.

6 comentarios:

laura dijo...

Me encanta ser parte del relato jajaja esta gracioso que me nombres, ¡Que responsabilidad la mia! Intentare hacerlo lo mejor que pueda, eso seguro

saludos ....... Lagamu

Anónimo dijo...

pues...a mi se me ha clavado mas el trago que ha pasado la pobre Teresa...
desde luego hay veces que somos un poco o bastante crueles con los demas....y ya lo de su historia personal jo!
los pelos de gallina

asun

Anónimo dijo...

juer, que explicacion, casi que estoy por hacer una reu de tupersex aqui en borja, puri, tia, que yo quiero jooooooooooooooooooooooooo.
Mencion especial al drama Teresa..., muy bien hilado.
Besitos.

sannaa59 dijo...

Vaya dramon....eso que tenia que ser una reunion divertida .....si se descuidan, hacen terapia de grupo...supongo que al final se arreglara todo y habra una buena fiesta....

Anónimo dijo...

joer puri... como esta el patio.......
pobre Teresa , vaya historia la suya .
y la jodía de Julia que? justo cuando empiezas a cogerle el gustillo a la reunión, viene ella y te corta el rollo.
ya puestos........... no podía quedarse llorando un poco mas en el lavabo y dejarte disfrutar del momento?.

a ver si organizais un tuppersex por Málaga... y me avisas eh? que no me lo pierdo!!!!!!


Reyes

Julia dijo...

Nada,que hay que probar de todo!!

Seguidores