ANIMALICOS: A CUERNO QUEMAO....



Queridas amigas, llega un momento en la vida de los hombres que la gravedad aumenta por encima de la normal e impide que el miembro coja rumbo a la vertical. Vamos, no se empina.
Unos encuentran la solución en unas pastillitas: el Viagra (no confundir con la bisagra, más de un abuelete la pedía en una ferretería en lugar de una farmacia). Otros buscan remedios más naturales, por ejemplo, el polvo de rinoceronte. Ah...no teníais noticia?? Es que hay que estar a la moda...veis como Pura Puri tiene una función didáctica sin parangón.

El problema es que una mentira está siendo la causa de la extinción de los rinocerontes, el listillo que soltó que el polvo que se obtiene de su cuerno (no de los que les ponen las rinocerontas, sino los que traen de serie) es afrodisíaco, les tenía manía de la peor, los furtivos se han tirado como posesos a cazarlos para sacarles el cuernecillo de marras y venderlo en dosis a los occidentales que no se les levanta.
Esta falsa creencia tiene su orígen en la observación detenida de su forma de fornicar (follar para las no letradas). Parece que estos animalitos voluminosos donde los haya se tiran más de hora y media de tiki-taka, sí, sí...lo habéis leído perfectamente, noventa minutos de sexo animal.
Los biólogos atribuyen este exceso a dos razones:
a) a la gran distancia que hay entre el orificio y el útero en el que el macho tiene que depositar la lechada
b) lo invulnerables que se sienten estos paquidermos (el nombre no tiene nada que ver con la siesta que se pegan sino con el de su especie) que les hace tomárselo todo con mucha calma.
Eh....pero la calma no está nada más en el momento de la jodienda porque en el cortejo....fuafff....se lía la de san Quintín, en las especie africanas es la hembra la que embiste a todo meter (nunca mejor dicho) y en las americanas es el macho el que pone a la hembra a caldo. Bocaos, empujones, un no parar, amigas...
La ovulación de la hembra del rinoceronte hace que cambie de olor su orina y el tamaño de su vejiga, lo que le lleva a mear cada minuto y medio y deja el territorio hecho una penita. El olorcillo de la orina femenina estimula el celo del macho (qué guarrindongos estos animalicos) y éste también cambia el olor de la suya (qué cachondeito de olores, si pilla la fórmula la Carolina Herrera) y le indica a la hembra que está listo para el fregao. Las hembras no se dejan montar hasta que no tienen el punto de acidez exacto (nada de dejarse sobar para ná). Y cuando llega el momento pues lo que ya sabéis...¡¡¡hora y media!!!
Pero los esfuerzos se pagan, y tanto que se pagan...el cansancio los deja inservibles para un año. Parece lo del chiste...¿por qué se ríe aquel del fondo que sólo folla una vez al año? ¡¡¡Porque le toca hoy!!!

Si los imbéciles que exterminan estos animales para conseguir su cuerno (en China llega a pagarse a 1000 dólares el gramo) supiesen que lo máximo que pueden aspirar es a un casquete al año, no pagarían tan caro el cuernecito (máxime si tenemos en cuenta que son más pelos que otra cosa) y dejarían a los rinocerontes con sus largas jodiendas.
Ya sabemos de donde viene lo de aquí huele a cuerno quemao...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora entiendo .....gran tamaño cuerpo grueso, piel oscura, patas cortas, miope y vegetariano!
claro que la especie estaba clara, no era negro ....jijijijijij
era asiatico!! y ya ta!!
ajajajjajajajajaa

oletx dijo...

Elegir entre uno al año cojonudo o una al día/semana regularcillo tirando a bien........
Mejor cantidad, digo yo asín a lo mejor al menos uno será de rinoceronte....¿o no?
vamosdigoyopues

Seguidores