COLAS Y COLAS

Hacía tiempo que tenía ganas yo de abordar este tema.
No....no seáis guarrindongas...que no voy a hablar de las colas que les cuelgan a los austrolopitecus del género masculino, ya les gustaría a ellos que la Puri hiciese un monográfico de semejante colgajo. No. Hay colas mucho más espectaculares (¿más? Mi novio tiene treinta centímetros de salchichón): LAS COLAS DEL SUPER.
Yo que me las chupo todas (basta ya de risitas...joé), tengo una experiencia (será posible!!!) para poder hablar con propiedad.

Pregunta clave: ¿Por qué narices la cola que elijo es la que menos funciona? Me estáis agobiando, que no, que no refiero a la jodienda. Pongamos que hay cinco (¡¡¡qué derroche!!!), pierdes treinta segundos en hacer un diagnóstico acelerado del contenido de los carros, de la eficiencia de las cajeras, de la capacidad de l@s comprador@s para colocar los productos en la cinta y cientos de variables más. Total, que cuando te decides por una que parece una bicoca...¡¡¡sopresa!!! Un producto no tiene código. Virgen santa...¿por qué me tiene que pasar esto a mí?. "Lourdes, acuda a caja dos". La cajera llama por el altavoz a una empleada a que busque el código perdido. Lourdes debe estar escaqueada fumándose un piti en la zona de relax o está cagando tan ricamente. Por allí no aparece nadie. Nos miramos todos los afortunados socios de desgracia y no sabemos qué cara poner. "Responsable de alimentación, acuda a caja dos". Que si quieres arroz Catalina, ná de ná. Se le mete fuego al super y no hay nadie que coja los extintores. Claro, tanto reducir personal, al final se han quedado en cuadro. Críticas entre cajeras. "Si es que no he podido ni merendar, como no hay nadie para darme el relevo" "No, lo que pasa es que hay algunas muy listas....". Ya empiezan los reproches sindicales, a las pagans nos la repamplinfa quién tiene la culpa pero mentalmente suplicamos que algún alma caritativa vaya de una puñetera vez "En busca del código perdido" (Indiana, ven, porfi). Al final, el propio cliente, decide, que pasa de los pepinillos en vinagre, que el domingo el aperitivo será un poquito más pobre pero no es cuestión de paralizar media España hasta que alguien encuentre el código de las narices.

Situación de extremo riesgo: Cuando estás a dos carritos de tu objetivo, empiezas a oler la libertad (no sin antes pagar el sablazo que te meterán), se te situa un OVNI en tu lateral. ¡¡¡La abuelita!!! Te mira con esa cara de cordero degollao, de haber sufrido la posguerra, de haber criado trece hijos, de tener un marido alcohólico y mujeriego, de tener una pensión de subsistencia y estar operada de la vesícula. La estampita se acompaña con la frasecita de marras: " Sólo llevo un par de cosillas, ¿me dejas pasar?". Tú que has aprobado las mates hasta octavo de EGB y que hasta diez sabes contar con facilidad, te percatas que tiene un carrito con siete o ocho productos. Será mentirosilla.... Cuando ya has decidido hacer la buena acción del día, te asalta la voz de los vecinos de atrás: "Vaya con la abuelita, colándose por to el morro" " No tiene geta la vieja". Y poco a poco va subiendo de intensidad el rumor. Ya la tienes liá...¿La dejo? ¿No la dejo? No te da tiempo la astuta viejecita. No has acabado de deshojar la margarita y ya te ha metido el cuerpo delante y te ha tomado la vez. Ya lo decía mi abuela... ¡Puri, no pierdas el respeto a tus mayores! No me pudiese acompañar en alguna cola...
Momentos de tensión: "Lola, acude a caja siete". Como no tienes que nada que hacer en la cola pues te dedicas al espionaje de alto nivel. ¡¡¡En la siete no hay ninguna cajera!!! Miradas asesinas entre los clientes de las cajas seis y ocho. ¿Tú o yo? ¿Me arriesgo? ¿Y si luego no viene nadie? Mi carro está hasta los topes y no me deja maniobrar con facilidad. Miradas hacia atrás a ver si llega por algún pasillo la Lola. Cuando vemos por fin una gordita con rizos, se lía un zapatiesto del copón por ganar la posición en la indefinida caja siete. Codazos, golpes, choques de carros...y luego reproches, vocinazos, insultos...¡¡¡¡Viva la conviencia pacífica!!!

Te lanzas como un kamikaze a ocupar aquel hueco. No es posible, en todas las cajas hay cuatro o cinco carros en fila, pero en aquella caja no hay nadie, la cajera está limpiando la cinta, ¡¡qué narices!!, con todas las colas llenas y nos ha salido la vena higiénica. Venga....allá voy...la Puri lo conseguirá.....es mía....ya la tengo.... "Lo siento voy a cerrar" ¡¡¡No me jodas!!! No ves que ya he cerrado la puerta. Joder...una dirección prohibida que estaba a la altura de la rodilla y que no podía ver de lejos...¡¡¡me cago en Satanás". Lo peor: las miraditas sarnosas de los vecinos de sufrimiento que sólo les falta señalarte y decirte...¡¡¡¡Tontaaaaaaa!!!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno...lo de las colas es un tema que seguro que crea un stres del carajo,claro que bien mirao,lo mismo la pobre chabala de la caja cobra una puta mierda (pero fijo)y le importa muy poco que tu cola ande poco,o que la pava de delante tuyo pilla el puto articulo sin codigo de barras.Evidentemente hace colas el que quiere,porque hoy en dia con esto del internes,ademas que los crios se te crian solos,compras desde casa pagas con la visa de pastel,y ni colas ni pollas.Pero claro,lo que mola es joder a la pobre cajera,decir que es una mierda que el lidl solo tenga 2 cajas abiertas de las 5 que hay,etc... lo mismo es que te estas llevando la leche a precio de los 80´s y por eso es.Ah,que el problema es que la banda se dispersa mucho pa 2 botes de cocacola y dos yogures?,bueno es lo que hay,ahora bien...lo jodido es comprar en el mercadillo,ahi,ahi si se nota quien "rules",para el mercadillo,se ha de tener master en economia jodia y puteá.me refiero si quieres comprar barato.Claro que pura,a ti esto te estresaria sobremanera.True?

Urelio encabronao

Anónimo dijo...

JA JA JA MI MARIDO DICE QUE YO TENGO IMAN PARA LAS CAJERAS LENTAS (QUIEN DICE LENTAS DICE CON INCIDENCIAS QUE NO SIEMPRE SON SU CULPA) Y LA VERDAD ES QUE EMPIEZO A DARLE LA RAZON...PERO YA VEO QUE NO SOY LA UNICA...

Anónimo dijo...

Hay muchas clases de colas: 1.- En la oficina del Paro; 2.- Para ver una obra de teatro; 3.- Para ver los toros, 4.- Para que te atienda el médico; 5.- Para pagar en caja en el super-mercado; 6.- Amén, de otras muchas.

silvia dijo...

estoy de acuerdo con la gente, hay que aguantarse, y si encima te toca ir a comprar el fin de semana aun mas pierdes la paciencia, o durante la semana tambien, pero no es lo mismo.Si ven que hay cola por que no abren otra caja?tan pocas ganas de trabajar tienen?os digo una cosa estuve trabajando en un super y a veces hay que aguntar a la clientela porque sino se quejan al jefe y ya la tienes liada, hay que tener mucha paciencia cuando vayamos a comprar.Hay mucha gente que se cola, pero bueno que le vamos a hacer, agunatarse y callarse.

Seguidores