L...ÉSBICO escrito por LAGAMU



Tocaba la L....cabían varias posibilidades...pero había una que me producía cosquilleos. LÉSBICO. No era cuestión de soltar el rollo enciclopedia sobre la atracción entre mujeres. No. Preferí otra cosa. Una historia.

Era el cumpleaños de Clara, María quería darle una sorpresa, ellas aparte de ser amigas media vida, ahora también eran compañeras de trabajo en un bar de copas. María siempre había dejado claro su interés sexual, ni mujeres ni hombres, ¿por qué quedarse con uno cuando se puede disfrutar de los dos?
Clara lo respetaba, además, se habían ayudado mútuamente en más de una ocasión a librarse de algún cliente pesado que quería llevarlas a su cama, en esos momentos no
tenían inconvenientes en besarse o acariciarse para dejar claro que eran pareja. A Clara le gustaba este juego y varias veces ocasión le había dicho a María, "como me dé un calentón por tu culpa, luego tendrás que currártelo pa quitármelo" y eso es lo que pretendía María, así que la miraba mas de la cuenta, pasaba por su lado y la tocaba, le decía cosas al oído bajito y la besaba para felicitarle el cumpleaños.
En la radio empezó a sonar una canción que a las dos les encantaba, así que con una mirada mas, se pusieron a bailar juntas, se movían sinuosamente, sus cuerpos pegados la una a la otra,” esto es un bar y el espectáculo hace que la gente consuma" les decía su jefe,"si de vez en cuando bailáis o hacéis cualquier otra cosa que haga que los clientes saquen la cartera, por mi encantado". Jodido voyeur.
María acariciaba lentamente el cuerpo de Clara ,mujer generosa en curvas, con algún kilillo de más, unos pechos grandes pero bien puestos, una melena castaña cortita y ojos almendrados color marrón.
Clara, en recíproca cortesía, acariciaba la melena de Maria que terminaba justo encima de unos pechos pequeños, mientras pasaba sus labios por el cuello casi sin tocar. María tenía un cuerpo delgado, piernas largas y fuertes y un culo que era la envidia de medio barrio.

Llegó la hora de cerrar y bajaron la persiana para poder recoger tranquilas, una vez terminado de limpiar Maria saco una botella limonchelo, diciéndole a Clara:
- Tenemos que brindar por tu cumpleaños
- No puedo, conduzco y no quiero que me quiten puntos.
- Pues no conduzcas, mi casa esta aquí al lado y podemos ir andando, te quedas esta noche conmigo y punto.

Media botella después, las dos caminaban hacia casa de Maria, por el camino se morían de la risa comentando las caras de los clientes del bar mientras bailaban.
- Mas de uno esta noche se ha ido con un calenton del quince.
- Joder tía, si me has puesto cachonda hasta a mí.


Una vez en casa, María se quitó la ropa por el pasillo quedando solo en ropa interior, así que Clara hizo lo mismo, estiradas en la cama, Maria acariciaba la cabeza de Clara que se iba quedando dormida.

-Eres preciosa y así dormida, aun más.

Después de acaríciale el pelo María, continuó por el cuello, el pecho, que se puso erecto al tacto, Clara abrió los ojos y tomó la mano que le acariciaba y la llevo a su entrepierna.

-Hoy es el dia en que me tendrás que quitar el calentón, estoy muy cansada y borracha como para quitármelo yo sola.

Los labios se juntaron en un beso largo, húmedo y profundo, Maria fue bajando por el cuello de Clara, por su vientre, le quitó la ropa interior que le quedaba, separó sus piernas y colocó los labios encima de su sexo, besando, lamiendo y dando pequeños mordiscos en el clítoris de Clara que solo podía decir entre jadeos que no parara, que quería mas. María, lasciva, introdujo un dedo en el interior de Clara, al poco otro dedo más que introducía y sacaba al ritmo de las caderas de Clara.


- No pares, no pares, me corro- gritó ahogada Clara.

- Hazlo mi niña, es tu regalo de cumpleaños.

Los jadeos pasaron a ser grititos, los grititos a gritos de puro placer, un escalofrio recorrió su cuerpo para dejarlo tenso por unos segundos, después llegó la placentera relajación. Las dos entrelazaron sus piernas, se abrazaron y se dieron un ultimo beso.
-Duerme cielo, ya me lo agradecerás mañana si quieres, hoy es tu día, ya llegará el mío.

Bueno ya me contareis si os gusta o no, algún sueño de este tipo, seguro que alguna puede tenerlo. Y ahora os confesaré mis motivos para escribir este relato. La guinda del pastel: 1ª) Porque mi imaginación es así 2ª) Porque me apetecía escribir un relato erótico lésbico 3ª) Por que una de esas chicas era yo

5 comentarios:

Abby Gibbs dijo...

¿Por qué quedarse con uno cuando se puede disfrutar de los dos?
Jejeje.. esa pregunta me la hice hace muuuuchos años y fue cuando comencé a descubrir cosas maravillosas.
Muy bueno el relato

belene dijo...

Me ha encantado el relato..ya me gustaria a mi poder decir eso de porque quedarme con uno si se puede disfrutar con dos....
Y vecina,no se que decirte de las 3 opciones que das..las 3 podrian ser perfectamente,me va a tocar pedir un comodin,ya nos podias dar una pistilla..

Anónimo dijo...

Entre el sempieterno duelo entre el Capitan Fanegas y el Tio de la vara debo decir que han sido mi inspiración para ocultar mi identidad y ponerme al servicio justiciero de los abandonados,los más debiles,feos,desaboríos,antipáticos,o simplemente los familiarmente denominados "pansinsal".A todos éstos que hacen del onanismo un arte,aún diría más,una filosofía de vida,eso si,forzada,quiero que sepáis que YO,es decir,Urelio Beltraneja,paso a ser STRAWMAN,para compartir esas experiencias con la personas que más amais.Osease tú mismo.Pero solo mientras dure la vigilía.Por acotar.


Urelio. STRAWMAN

avriiL dijo...

Porque eras una de las chicas que no ? .. haha que geniaL!

Anónimo dijo...

me parece un relato genial!!! podrias relatar mas creo q tienes talento a mi me has puesto pufff podria haber sido yo la otra!! madre mia... que palabras mas logradas! ojala encontrara yo una chica asi... uf... Te Felicito!

Seguidores