CÓMO DUELEN LAS MANDÍBULAS

Tenemos historia. Un día vinimos a este mundo. Talquito en el culo. Besito en la frente. La bata de la guardería. Los primeros llantos. La plastelina y las manchas de chorizo en los deberes. Las coletas y el jodío teorema de Pitágoras. La comunión y su reloj. Los días de piscina, los primeros besos, las cartas de amor. Cantantes de moda, posters en la pared, pelis de miedo y pelis de llorar. El primer paseo en moto, la primera semanada, cómo apretaban los sujetadores, Maruja, vamos rápido que mi padre sólo me deja hasta las diez. Tarde de discoteca, ayer fui a la pelu, me ha visto la vecina con el cigarro en la mano. Tantas cosas han formado parte de nuestro paso por esta bendita Tierra. Pos nada...ahora en Pura Puri...vamos a echar la mirada patrás, sin ira, no, con nostalgia y con buen rollo. Yo te pongo una foto y tú me cuentas lo que te sugiere...ale???

Deja tus comentarios.

5 comentarios:

lobelia dijo...

Ayyyy esos superglobos que nos explotaban en la cara, pegajosos, imposibles quitar del pelo (unos cuantos mechones, cortados al uno, que dejé yo en el camino), ese azúcar que aún llevaban los chicles, ese sabor explosivo, a menta y a fresa (la variedad aún no era un elemento más de consumo) llenándote la boca de tinte rojo y caries........ Ah, ¡cómo no hacer asociación de ideas y recordar también al poloflash, que en aquél entonces se llamaba flashgordon (que estaba de moda en aquél entonces)...... Las chuches ya no son lo mismo, desde que dejaron de fabricar gominolas con forma de rata por aquello de la serie V (las de color blanco sabían a anís, tan ricas) la cosa ha ido degenerando. Quizás ahora son más bonitas y de colores más vivos, pero los sabores , a la moda de hoy en día, se han estandarizado..... sniff. Ah! Permitidme, a modo de despedida, homenajear al sidral, consuelo de mis tardes dominicales, sobre todo el de menta, que estuvo tan poco en el mercado que a veces creo que ha sido un sueño.....

Anónimo dijo...

mmmmmmMe recuerda, el olor a menta, me gustaba mas el de menta que el de fresa, pero su olor era tan peculiar,cuando hablabas con tus amigas y le sentias ese olorcito, seguido del super globo,jugabamos a ver quien lo hacia mas grande,hasta que explotaba,y explotaban también nuestras carcajadas,de ver la cara toda pegajosa por el chicle.Que lindo!!!y lo asoció a juventud,alegría, estudiante,primavera,dulce

Jordi dijo...

Lobelia magnífica tu oda al bazooka...y traer a colación el sidral es una magnífica idea. Tomo nota,jajaja

SPPD dijo...

PUES YO NO ME ACUERDO DE ESTOS BAZOKAS,PON COSAS MÁS ACTUALES NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO Q SINOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO,BTQ

Anónimo dijo...

Que guayyyyy,,,,,,,madremia,,,,eso eran chicles,,,,tan grandes que casi no te cabian en la boca,,,,jajajajaja,,,,,que tiempos aquellos,,,,un saludo.sali_47

Seguidores