MICHELINES A LA CALLE escrito por JL





“No aceptamos tarjetas, y menos de crédito… tienes que pagar los 6 meses en efectivo de golpe”. Así fue como me despachó aquella recepcionista de una conocida cadena de gimnasios. Hacía muy poco tiempo que había llegado a Madrid y estaba dispuesto a deshacerme de esa barriguita cervecera que me había acompañado a todos mis viajes…Fue una odisea hasta que conseguí ser socio…Que si había cola de espera de casi un mes… conseguir el dinero para pagarlo en metálico... Ya por fin cuando consigo ser socio, me doy cuenta que hay una lista para apuntarse a las clases además de la preparación de la mochila: la tarjeta de socio, el candado y llaves de la taquilla, que si la toalla para el spinning, la toalla para la ducha, la botella de agua, las chancletas, el champú, el gorro y gafas de la piscina, calcetines de recambio… una vez lo tienes preparado y te armas de valor para ir siempre están ahí los gym-adictos o las musculosas preparados para quitarte el sitio el único día de la semana que has
sacado un hueco para ir… y si sólo fuera eso.. te quitan la ilusión de deshacerte de tu barriguita mientras ellos sólo hacen que mirarse las abdominales en el espejo... y piensas: “¿Qué leches estoy haciendo yo aquí?”
Ahora lo recuerdo como una época un tanto extraña y ridícula, quizás sea por ir al gimnasio más por mejorar tu apariencia física que por salud, pero por lo que lo veo más ridículo es por ver cómo se lo montan en China. Alucina.
En el parque de al lado de casa a partir de las 7 de la tarde se convierte en un mega gimnasio al aire libre. Sin cuotas anuales, sin colas, sin musculosas ni gym-adictos… Hay para todos los gustos y colores. Aerobic, danza del vientre e incluso… ¡bailes de salón!. Y siempre hay sitio para todos. No han sido pocas las veces que me he apuntado a las actividades y te reciben como en casa. Se alegran mucho de que un extranjero participe en algo tan tan chino. También tienen una zona donde hay máquinas para ejercitar los músculos las 24 horas del día. La calle es de todos, ¿no? Pues aquí lo ponen en práctica como tiene que ser… se ahorran dinero, ganan en salud y de una forma sanísima!
Este sería un buen remedio para aquellos que quieren seguir manteniéndose en forma durante la crisis…

2 comentarios:

ROSI dijo...

Flipo con ls chinos!!!
Ya podrían hacerlo aki també...sería super divertido y yo sería de ls q participaría. Porq ls GYMS están llenos de metrosexuales q no dejan de mirarte el culo o ls tetas según el ejercicio q hagas. A q van? a recrearse la vista o a hacer ejercicio?? ainsssss estos españolitos.......
PETONETSSSSS

ALI-OLI dijo...

Querida Rosi: van a que los vean, da igual quién. Si es una mujer, para que se derrita con sus músculos (que más parecen bultos de alergia), si es un hombre, para demostrarle su supuesta superioridad por estar así de cachas. Y también van a verse, porque están tan enamorados de sí mismos que no conciben un local sin espejos que reflejen su propia imagen. ¡Ayyys! ¡qué desperdicio de cabezas...!
Y en cuanto al texto, ¡si señor! cuanto más divertido el ejercicio menos cuesta hacerlo, sobre todo si el trato es amable y cercano.
¡Muasotes de lunes a todos! ;-)

Seguidores