PUBLICIDAD DE PACOTILLA


Yo he venido aquí a hablar de mi libro (Paco Umbral en el programa de Mercedes Milá hace un chorrón de años). La gente se subió por las paredes porque era indigno de un intelectual vender su producto con tanta rotundidad. Pues yo no me voy a cortar un pelo, puede que no tenga tanta calidad literaria como el difunto pero en morro le empato y en necesidad de darme a conocer entre los futuros lectores le paso por la izquierda.
Soy de una casta de escritores que no sólo nos dedicamos al bello arte de juntar palabritas, no, amigas, nosotros además nos tenemos que partir la cara para que algún/a despistado/a repare en nuestras obras. Como m
uestra un botón.



- Hola, buenas tardes- la despistada se dirige de buena fe al librero-. Estaba interesada en comprar la novela de Jordi de la Torre, La vida en rosa.
- ¿No la ha visto usted en la sección de novedades?- le espeta el señor de la bata sin mostrar el más mínimo interés.
- Salió hace un año.
- Ah, entonces, no-sabia reflexión digna del mismísimo Platón-. No, no me suena. Pero...¿ eso no es una peli?
- No. Bueno, sí. También.

Antes de empezar esta nueva sección he pensado que sería plausible (para que digan luego que mis obras no tienen nivel) beber en las fuentes de la publicidad para anunciar mi engendro (mi libro) con garantías de éxito. O sea, traducido al lenguaje coloquial, me he pegado una jartá de ver anuncios. Y he tomado cuatro notas que creo que me servirán. La verdad, de medios no ando muy sobrado, pero con lo poco que tengo creo que podré defenderme.
He descubierto que el tema del sexo es fundamental en el mundo de la publicidad (tal vez no hacía falta chuparme cien horas de anuncios para llegar a esta conclusión, pero los hay más y menos torpes). Que se anuncia gel, una tía en pelotas. Que se anuncia una colonia, una tía abre la cremallera del escote y busca a Jacs. Un coche, una tía que se sube en pelotas al cochazo rojo y se va para el fin del mundo. Unos zapatos y sale un tío con un pecho descomunal corriendo sin camisa como si se le escapara el autobús. Hasta los bancos....que tenían unos anuncios megaaburridos ahora resulta que dejan ver tetillas y culitos como los que no quieren la cosa. Pues un servidor no se va a cortar.


¿DÓNDE PUEDO ENCONTRAR A LA PURI?


Búscala en LA VIDA EN ROSA, la novela de Jordi de la Torre.
Una mujer vendaval, de carne y hueso, que desciende a los infiernos de la telebasura y los montajes rosa y sabe volver a su esencia.
No puede faltar en tu mesita de noche (o en el lavabo, o en la cola del dentista o....)
No dejes que te señalen por no conocerla.
Por 18 euros lo puedes tener en tu casa, te lo llevan los mensajeros y tú sólo tienes que DEVORARLO!!!!
Además, con la dedicatoria personal del autor.
¿Puedes perder esta oportunidad?
Realiza tu pedido en : poderyedi@hotmail.com

2 comentarios:

nata dijo...

pues ala tan ricamente ,ya verás q de ventas jjjjjjjjjjjjj

gioconda dijo...

Pero que morro tienes!!!!!! pero di que si. Uno no se puede cortar en estos dias. Yo he leido tu libro y me hizo pasar un buen momento este verano. Ojala tengas suerte un beso Jordi. Murcia

Seguidores